LA FP REPORTA GRANDES BENEFICIOS A LA SOCIEDAD, LAS EMPRESAS Y LAS PERSONAS

Mar 23 Agosto de 2011

Una serie de estudios promovidos por el CEDEFOP muestran las ventajas que la Formación Profesional proporciona a las personas de forma individual y a la sociedad en su conjunto, sin embargo carece del reconocimiento de la educación general.

Un conjunto de investigaciones realizadas por el Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (CEDEFOP) en distintos países europeos señalan que  la formación profesional tiene el potencial de generar considerables beneficios económicos y sociales comunes a todos los países. Tanto las personas como las empresas, al igual que la economía y la sociedad de una manera más general, se benefician de la FP, aunque su organización y estatus difieren de un país europeo a otro.

Desde el punto de vista de la sociedad las investigaciones concluyen que la FP favorece la cohesión social, pues se evidencian efectos positivos en la integración de grupos desfavorecidos, cuyos bajos niveles de educación y limitadas perspectivas laborales indicaban que habían sido excluidos del mercado laboral o estaban en riesgo de exclusión.  En esto repercute el hecho de que es más fácilmente accesible que otros tipos de aprendizaje, al tiempo que brinda a las personas con un bajo nivel de cualificaciones la oportunidad de adquirir nuevas competencias.

En cuanto  a los beneficios para las empresas, se pone de manifiesto que tiene un impacto positivo en el rendimiento empresarial. Se revela que favorece tanto el desarrollo de competencias como el aumento de la motivación, entre otros. El estudio establece que la FP contribuye a alcanzar una elevada rentabilidad en las organizaciones cuando se combina con las prácticas en recursos humanos, lo que permite que las empresas dupliquen sus dividendos. Asimismo, los empleados hacen uso de las competencias adquiridas a través de la misma de una manera más eficaz y se muestran más motivados y comprometidos con los objetivos de sus empresas.

Por último, queda patente  que se mejoran las perspectivas laborales de las personas, por lo que contribuye a la reducción de las tasas de desempleo y al crecimiento económico.

La conclusión, según el CEDEFOP, sería que la FP y la educación general deberían reconocerse como opciones de igual atractivo. No obstante, se pone de manifiesto que  no gozan del mismo prestigio. El hecho de que los Estados miembros de la UE utilicen ampliamente la FP para integrar o reintegrar a los grupos socialmente excluidos o en riesgo de exclusión alimenta el estereotipo de que representa una alternativa para los menos capaces. Sin embargo, esto se contradice con que las empresas la utilizan para formar a una mano de obra altamente cualificada.

El CEDEFOP concluye que esta capacidad para promover la inclusión social y prevenir el abandono escolar debería verse como un aspecto positivo más.
 

COMENTARIOS

Identifícate o regístrate para poder realizar un comentario.